Inicio / Consejos / Arreglos del hogar / Cómo pintar una habitación

Cómo pintar una habitación

La pintura es una de las mejores formas de darle un lavado de cara a cualquier habitación por muy poco dinero. Es por ello que muchos propietarios cuando se cansan de la decoración de sus casas deciden cambiar el color de las estancias. Si además lo hacen ellos mismos, pueden ahorrarse mucho dinero. No obstante, es importante seguir ciertos procedimientos para asegurarnos de que el resultado no es peor del que ya teníamos. por eso hoy vamos a enseñarte cómo pintar una habitación y que parezca que lo ha hecho un profesional.

Cómo pintar una habitación

1. Pasos previos

Consigue las herramientas y suministros que necesitas antes de empezar. No hay nada peor que estar pintando y en mitad tener que salir a comprar algo que nos falta. También es importante que retires todos los muebles y accesorios decorativos de la pared y cubras aquello que no puedas sacar de la habitación. De esta forma, si salpica pintura por accidente, no mancharás tus muebles. Lo ideal es que los muebles queden al menos a dos metros de la pared. Además es fundamental que retires los enchufes e interruptores o que los cubras para que no se manchen.

2. Preparar la superficie

Con el paso del tiempo nuestras paredes van deteriorándose. Por eso es importante que antes de empezar a pintar eliminemos las imperfecciones para que el resultado sea lo mejor posible. Rellena los agujeros con masilla y lija bien la pared hasta que quede completamente lisa.

Una vez lijada, límpiala para que quede libre de polvo. Si hay grasa en las paredes la pintura no agarrará bien, Por eso, es recomendable darle a la pared con algún producto de limpieza especial para este fin.

Si hay moho en tus paredes, retíralo con una mezcla de cloro y agua y enjuaga con agua limpia. Asegúrate de que la pared queda lo suficientemente seca para evitar que el moho vuelva a aparecer. En cualquier caso, debes saber que algunas imprimaciones y pinturas son resistentes al moho y a los hongos.

4. Prepara la habitación

Coloca cinta de carrocero en todos los bordes de las áreas que no quieres pintar (puertas, ventanas, armarios, techo, suelo, etc). Asegúrate de que queda bien recta, ya que un pequeño error puede resultar muy evidente cuando retires las cinta. Además es importante que quede bien pegada a la pared para evitar que la pintura se filtre por debajo de ella.

Para el suelo es recomendable colocar plásticos o cualquier material que absorba la pintura pero que haga que no se filtre al suelo. De esta forma, evitarás tener que limpiar goteos más tarde. No está de más que pongas algunas sábanas viejas en el suelo en el resto de la casa para evitar dejar un rastro de pintura por todo el piso.

5. Imprimación

Dar una capa de imprimación es fundamental antes de empezar a pintar, especialmente si se va a pintar con sobre una pared oscura con un color más claro. De esta forma la pintura agarrará mejor.

6. Pintar la habitación

Una vez se ha secado la capa de imprimación, podremos empezar a pintar. Deberemos aplicar tantas capas como sean necesarias hasta que el aspecto de la pared sea uniforme. Por lo general , las pinturas de calidad requieren de menos capas para que el resultado quede igual por todas partes.

7. Retirar la cinta de carrocero

Una vez que la pintura se haya secado por completo, retira la cinta de la pared en un ángulo de 90 grados para un borde limpio. Puedes quitarla antes si lo haces con cuidado, pero es recomendable esperar que esté seco, aunque nunca más de 48 horas, ya que después puede resultar difícil de retirar.

8. Disimular errores

Si la pintura se hubiera filtrado por debajo de la cinta y la pared hubiera quedado manchada, puedes coger un pincel pequeño y retocar las líneas con cuidado. El resultado no va a ser tan bueno como si se hubiera hecho bien desde el principio, pero conseguirás que los errores resulten menos evidentes.

Si por error te has equivocado en algunas zonas, bastará con que pases la brocha con el color adecuado para enmascararlo, teniendo cuidado de no salpicar más. Espera hasta que todo esté seco antes de retirar las cubiertas del suelo.

Ahora que ya sabes cómo pintar una habitación, seguro que todo te resulta mucho más sencillo. Pero si no tienes tiempo para hacerlo y no quieres tener tu casa varios días llena de cubos de pintura y brochas, lo mejor es que recurras a un pintor profesional. En Etece.es tenemos la solución para que te resulte más económico. Solamente tienes que encargar tu tarea de pintura en nuestra web y establecer el precio que puedes pagar por ella. nosotros nos adaptaremos a tu presupuesto y te enviaremos un pintor a domicilio el día que nos indiques para comenzar el trabajo.

Si no sabes cuál podría ser el precio más adecuado para este tipo de proyectos, siempre puedes pedir presupuesto a nuestros profesionales y elegir el que más te convenga. De esta forma podrás contratar un pintor barato y tener tu casa lista en menos de lo que imaginas.

 

 

Escribir respuesta

Tu email no será publicado Los campos obligatorios están marcados *

*

Scroll To Top