Inicio / Consejos / Arreglos del hogar / ¿Cómo tapar agujeros en la pared?

¿Cómo tapar agujeros en la pared?

Con el tiempo, las paredes de nuestro hogar van sufriendo daños que le dan una apariencia más deteriorada. Algo que suele ocurrir en mayor medida cuando tenemos niños pequeños en casa. Afortunadamente se trata de daños que podemos reparar nosotros mismos con materiales y herramientas muy económicos y sin tener que realizar un gran esfuerzo. Si alguna de tus paredes está estropeada, a continuación te damos los pasos que debes seguir para tapar agujeros y conseguir que tus paredes tengan mejor aspecto.

tapar agujeros

1. Reparar un agujero pequeño o mediano (10 centímetros)

  • Compra un panel de yeso prefabricado. Estos paneles están disponibles en grandes superficies y ferreterías. Muy útiles para colocarlo como respaldo y ofrecer mayor resistencia. Si el agujero ha sido causado por el pomo de una puerta o por un objeto que ha golpeado en la pared, un poco de masilla puede disimular el agujero, pero no será lo suficientemente fuerte como para aguantar otro golpe. Por eso, colocar un panel de yeso es la mejor solución.
  • Limpia los bordes del agujero. Recorta los bordes deshilachados con un cuchillo y los trozos pequeños que estén colgando.
  • Corta o moldea  el parche con cuidado para que encaje perfectamente en el agujero. Asegúrate de dejar un respaldo extra alrededor del parche para poder unirlo a la zona de la pared que rodea el agujero.
  • Limpia y seca el área de reparación para conseguir mayor adherencia. Para limpiar las paredes que tienden a acumular más grasa como las de la cocina, usa fosfato trisódico, que podrás encontrar en la mayoría de las tiendas de pintura. No obstante, también puedes hacerlo con agua templada y jabón, pero asegúrate de que no dejas los paneles de yeso demasiado húmedos.
  • Coloca el parche sobre la pared y suaviza los bordes con la espátula. Esto eliminará las burbujas de aire.
  • Usa la espátula para extender una fina capa de masilla sobre la zona que rodea la reparación. La idea es que la separación se note lo menos posible. Hazlo poco a poco y con la práctica aprenderás cómo hacerlo para que la transición quede más disimulada. Aunque es posible que necesites más de una capa de masilla.
  • Aplica una cantidad generosa  de masilla con la espátula y ve suavizando el espesor con una espátula.
  • Desliza la espátula con un movimiento constante y suave, haciendo ángulos de 30 grados con la pared. Si el acabado no queda suave, limpia la espátula, mójala y y vuelve a raspar de nuevo la pared. Intenta que quede lo más suave posible, pero no te preocupes si no está perfecto. Luego podrás lijar la zona cuando esté seca.
  • Deja secar la zona por completo antes de aplicar una nueva capa de masilla o lijarla.
  • Una vez esté seco, lija con suavidad la zona. No obstante si hay grandes acumulaciones, es mejor rasparlas antes con la espátula para crear la menor cantidad de polvo posible.
  • Oculta las pequeñas imperfecciones con una finísima capa de masilla. Aplícala sobre orificios grietas finas. Con la práctica, si aprendes a utilizar la espátula ni siquiera necesitarás lijarlo.

2. Reparar un agujero pequeño (5 cm)

  • Limpia el área de la reparación. Recorta los bordes deshilachados con un cuchillo y haz presión para eliminar los pequeños trozos de yeso que queden colgando.
  • Moja el área ligeramente con un spray de agua. Esto hará que la masilla se adhiera mejor después.  Si estamos usando una masilla con base de acrílico, polímeros, fibras u otros ingredientes similares no basados en agua, podemos omitir este paso.
  • Una vez que la pared esté limpia y ligeramente húmeda, aplica una cantidad generosa de masilla con la espátula. Utiliza una hoja más ancha, ya que esto te ayudará a conseguir un acabado más suave.
  • Suaviza la masilla con la espátula. Desliza la hoja hacia el exterior haciendo un movimiento constante y suave. Si el acabado no queda suave, limpia la espátula, mójala y vuelve a repetir la operación. No es necesario que quede perfecto, ya que después podrás pasar la lija una vez que la masilla se haya secado. Si estás trabajando en un agujero que requiere de varias capas de masilla, recuerda que varias capas finas siempre es mejor que una gruesa. Esto evitará que se creen burbujas o que la masilla se agriete mientras se está secando. Para hacerlo todo más rápido, puedes adquirir masilla de secado rápido que tarda menos de media hora en secarse.
  • Deja que el área reparada se seque por completo antes de aplicar capas adicionales o lijar. nunca debes aplicar una segunda capa de masilla mientras la primera no se haya secado.
  • Una vez seca, pasa el papel de lija sobre el panel de yeso. Si hay grandes acumulaciones de masilla, es recomendable rasparlas antes con al espátula.
  • Disimula las imperfecciones con una capa de acabado ultrafino de masilla. Aplícalo sobre los orificios y grietas.

Reparar un agujero mediano (7-10 cm)

  • Delinea el área dañada dibujando un cuadrado en la pared.
  • Utiliza una espátula o un cuchillo para cortar la sección dañada del panel de yeso. De esta forma será más fácil cortar un trozo nuevo de yeso para proceder al reemplazo.
  • Corta la nueva pieza de un panel de yeso. El trozo debe medir entre 7 y 8 cm aproximadamente. Siempre un poco más grande que el agujero que queremos tapar.
  • En la parte trasera de la pieza de yeso, delinea el tamaño real del agujero de la pared.
  • Quita con mucho cuidado el material sobrante de la pieza de relleno y asegúrate de que al colocarla encaja perfectamente.
  • Aplica una buena capa de masilla sobre el panel de yeso y utiliza una espátula para extenderlo bien. Deja que la mezcla seque antes de continuar.
  • Lija con suavidad la zona con papel de grano fino. Una vez que hayas terminado, pasa una esponja húmeda para eliminar el polvo que se ha producido al lijar.
  • Si es necesario, aplica alguna capa adicional de masilla y repite el mismo procedimiento.

3. Reparar un agujero grande (más de 10 cm)

  • Delinea el área dañada dibujando un cuadrado rectángulo alrededor.
  • Usa una espátula o un cuchillo para cortar la sección dañada que se encuentra dentro del cuadrado y que reemplazar el panel resulte más sencillo.
  • Corta un pedazo de yeso de respaldo o de madera contrachapada del tamaño del hueco de la pared. Cuanto más grande sea el agujero mayor respaldo deberás proporcionar.
  • Coloca la pieza y mantenla cerca de los bordes de la pared. Utiliza tornillos para clavar el panel en la pared. Peor antes asegúrate de que no es más gruesa que la pared.
  • Aplica fibra de vidrio alrededor del parche.
  • Aplica una capa fina de masilla sobre los bordes y sobre los tornillos y deja que se seque antes de continuar.
  • Lija suavemente el área con papel de grano fino. Limpia la zona con un paño húmedo para evitar que el polvo se expanda por oda la habitación.
  • Si es necesario, aplica más capas de masilla hasta que quedes satisfecho con el resultado. Luego repite el mismo procedimiento.

4. Ocultar la zona reparada

  • Si la pared tiene textura, como por ejemplo gotelé, puedes comprar un spray para aplicarlo en la zona. Algunos fabricantes incluyen una boquilla ajustable para que el espesor y la textura coincidan perfectamente con el resto de la pared. En cualquier caso, es conveniente que pruebes antes en una zona pequeña de la pared hasta que cojas práctica para hacerlo.
  • Aplica dos capas de imprimación en la zona reparada. Es posible que una capa no sea suficiente, ya que la masilla tiende a absorber mucha pintura. Intenta aplicar tanto la imprimación como la pintura con un rodillo para evitar que queden marcas.
  • Pinta la zona una vez que la imprimación se haya secado. Este proceso suele tardar aproximadamente dos horas, pero es preferible dejar secar toda la noche.

Esperamos que estos conejos te resulten útiles para tapar agujeros en las paredes de tu vivienda, pero si consideras que requiere demasiado esfuerzo o no tienes tiempo para hacerlo, lo mejor es recurrir a un profesional. En Etece.es te ofrecemos la mejor solución. Solamente tienes que encargar tu tarea de tapar agujeros en nuestra web, pedir presupuesto a nuestros profesionales y quedarte con el que más te convenga. En el día y hora que nos indiques, te enviaremos un manitas a domicilio para empezar el trabajo y dejar tus paredes con un acabado mucho más profesional.

Escribir respuesta

Tu email no será publicado Los campos obligatorios están marcados *

*

Scroll To Top