Inicio / Consejos / Arreglos del hogar / Cómo solucionar problemas habituales de fontanería

Cómo solucionar problemas habituales de fontanería

Los problemas de fontanería son más habituales de lo que pensamos. Una presión muy baja de agua, fregaderos que desaguan más lentamente de lo que deberían, ruidos en las cañerías y malos olores son algunas de las señales que nos indican que algo no está funcionando correctamente. Sin embargo, muchas veces, por temor a que la factura del arreglo sea demasiado elevada, vamos prolongando el problema y no llamamos al fontanero hasta que ya es demasiado tarde. Sin embargo, debes saber que hay problemas de fontanería que pueden detectarse a tiempo y evitar que se agraven. A continuación te contamos cuáles son.

problemas de fontanería

Facturas de agua demasiado elevadas

1. Sonido de goteo

En un hogar ruidoso el goteo del agua puede pasar inadvertido. Puede parecer que la cantidad de agua que sale gota a gota es insignificante, pero hay que pensar que, con el paso de los días, este pequeño goteo se convierte en litros y litros de agua. Elige un momento en el que el agua nos ea tan necesaria para arreglarlo.

2. Revisar las tuberías  para encontrar la fuga

Los tubos soportan la presión del agua día a día, lo que puede acabar derivando en corrosión, juntas flojas o incluso romperse a causa de la congelación, lo que hace que se vaya perdiendo una gran cantidad de agua hasta que sea reparado. Si el problema proviene del interior de la pared, puede que sea necesario retirar parte del revestimiento de yeso para solucionar el problema.

Pero las fugas también pueden producirse en las tuberías cuando el agua está demasiado fría y se condensa, ocasionando problemas de humedad aunque aparentemente no haya ninguna fuga.

3. Mirar debajo del lavabo y de los fregaderos para encontrar fugas

Utiliza la linterna para seguir el camino de las tuberías que se encuentran en el exterior e intenta buscar gotas de agua que suelen acumularse en la parte inferior de las mismas antes de caer.

4. Comprueba si hay ruidos extraños en la cisterna 

Cuando hay una fuga en el tanque del inodoro, la cisterna drena muy lentamente hasta que el nivel de agua baja lo suficiente para que la válvula del flotador se abre y se repone. Esto puede provocar que el agua se vaya perdiendo poco a poco.

5. Revisar el medidor de agua

Las empresas de suministro de agua utilizan un medidor para saber la cantidad de agua utilizada. Cierra la llave general de paso y localiza el medidor de agua de tu vivienda para leer la cantidad que muestra. Cuando hayan pasado una o dos horas vuelve a mirarlo para comprobar si ha aumentado. El único inconvenientes es que cuando se trata de pequeñas fugas es más complicado detectarlas usando este método.

Problemas de desagüe

1. Averigua cuál es el problema 

Cuando nuestros sanitarios no están funcionando correctamente, los problemas que se producen son los siguientes:

  • Desagüe lento.
  • Manchas de agua en la bañera ducha o lavabo.
  • Zonas de humedad en las paredes o en el suelo en las habitaciones contiguas.
  • Zonas húmedas cerca de la tubería de drenaje.
  • Gorgoteo inusual cuando el agua está drenándose.

2. Trata de determinar la gravedad del problema

Si el problema se encuentra aislado solamente en uno de los sanitarios, lo más probable es que se encuentre localizado en una única tubería que conecta con toda la instalación general. Es decir, si el fregadero de la cocina no desagua correctamente, lo normal es que el problema se encuentre en las tuberías que conectan con él y que llevan el agua de otros sumideros, del inodoro y de la bañera.

3. Averigua cuál es el trayecto que siguen las aguas residuales

Muchas veces, los tubos de drenaje individuales circulan por el interior de las paredes y conectan con otras tuberías, que a su vez circulan por debajo del suelo o por el sistema séptico o de alcantarillado.

4. Deja correr agua caliente por las tuberías que no están funcionando

Llena el fregadero o la bañera con agua caliente mientras tiene el tapón puesto. Después retira el tapón y deja que el agua se vaya drenando. El agua caliente ayuda a eliminar la grasa que obstruye las tuberías. Si es necesario, utiliza algún producto de limpieza específico que contenga sustancias químicas para que sea más efectivo y puedan eliminarse los pelos, residuos de jabón y otros materiales que pueden estar atascando la tubería. Ten cuidado con usar un destascador, ya que si no lo haces correctamente, podrías terminar compactando el material que está obstruyendo la cañería.

Una vez que averigües dónde está el problema, sabrás si puedes solucionarlo tú mismo o si necesitas llamar a un fontanero. En el caso de que requieras de los servicios de un profesional, en Etece te lo ponemos muy fácil. Solamente tienes que encargar tu tarea de fontanería en nuestra web y pedir presupuesto a nuestros profesionales para quedarte con el que más te convenga. En el día y hora que nos indiques te enviaremos un fontanero a domicilio para solucionar tus problemas de fontanería.

Escribir respuesta

Tu email no será publicado Los campos obligatorios están marcados *

*

Scroll To Top